sábado, 14 de diciembre de 2013

Un rey poeta


Un actor representa al Emperador Kangxi en una ceremonia

Tercer emperador de la dinastía Qing que gobernó el país durante sesenta y un años con notables éxitos políticos: consolidó el imperio, y logró gran prosperidad económica; fue al mismo tiempo un buen poeta con temas muy amplios y producción fecunda. Dejó más de mil cien poemas, que han llegado todos a nuestros tiempos. Muchos reflejan su actividad poética con espíritu vital y heróico, pero no faltan tampoco versos muy líricos, apacibles y tranquilos.

En memoria de mi difunta esposa la Emperatriz

Fijos mis ojos de lágrimas
en la sangre derramada
por el sol agonizante.
Clavado ante el espejo que dejaste,
veo un rostro demudado
por la inmensa aflicción.
El frígido rocío de las gradas
aumenta mi dolor.
Los verdes árboles en las nieblas
incrementan mi desesperación.
Recitando todos los poemas
que a tí te he dedicado,
me duele recodar
los tiempos felices del pasado.
Acaba de salir la luna llena,
y en vano lanza su luz a esta tierra.
Una oca solitaria se ha marchado
hacia el infinito sin dejar huella,
mientras se estremece todo el palacio
con el agudo ruído por la quiebra
de una cuerda del laúd que estoy tocando. 

Emperador Kangxi (1654-1722)
Poesía China. Cátedra Letras Universales. Trad. y Ed. Joaquin Chen

Tras las huellas del Emperador (Dinastía Qing)
Publicar un comentario