viernes, 10 de diciembre de 2010

Don Manuel, el hombre de la rima fácil y poco seso




Retrato

Esta es mi cara, y ésta es mi alma: leed.
Unos ojos de hastío y una boca de sed.
Lo demás, nada... Vida... Cosas... Lo que se sabe.
Calaveradas, amoríos... Nada grave.
Un poco de locura, un algo de poesía,
una gota del vino de la melancolía.
¿Vicios? Todos. Ninguno... Jugador no lo he sido;
ni gozo lo ganado, ni siento lo perdido.
Bebo por no negar mi tierra de Sevilla
media docena de cañas de manzanilla.
Las mujeres sin ser un tenorio, ¡eso no!-,
tengo una que me quiere, y otra a quien quiero yo.

Me acuso de no amar sino muy vagamente,
una porción de cosas que encantan a la gente.
La agilidad, el tino, la gracia, la destreza;
más que la voluntad, la fuerza, la grandeza.
Mi elegancia es buscada, rebuscada. Prefiero
a olor helénico y puro, lo chic y lo torero.
Un destello de sol y una risa oportuna
amo más que las languideces de la luna.
Medio gitano y medio parisino, dice el vulgo,
con Montmartre y con la Macarena comulgo.
Y antes que tal poeta mi deseo primero
hubiera sido ser un buen banderillero.
Es tarde... Voy deprisa por la vida. Y mi risa
es alegre, aunque no niego que llevo prisa.

Manuel Machado (Sevilla,1874-1947)
Publicar un comentario