domingo, 15 de julio de 2012

El futuro es sólo una ilusión


El reloj de arena nietzcheano, o la desgracia del futuro


Una vez, mientras mi pensamiento discurría atravesando la luz del día hacia los corredores de bronce del atardecer, y de ahí hacia la promesa de la oscuridad, escuché afuera la voz estresada del reloj de arena, pidiendo que alguien le diera la vuelta, y mostrara que el futuro es sólo una ilusión, que lo que queda por delante es sólo el pasado una y otra vez. Yo era demasiado joven para semejante idea, así que volvió años más tarde, como si necesitara demostrar su propio argumento.

Mark Strand (Summerside, Prince Eward Islands, Canada, 1934) 
Publicar un comentario