martes, 27 de diciembre de 2011

Rimbaud, La Mística De La Fantasía



Marina

Los carros de plata y de cobre,
las proas de acero y de plata
baten la espuma,
rebelan las raíces de las zarzas.

Las corrientes del páramo
y las inmensas huellas del reflujo
se orientan en círculos hacia el Este,
hacia los pilares del bosque,
hacia los mástiles de la escollera,
cuyo ángulo está herido por torbellinos de luz.

Arthur Rimbaud (1854-1891)
Publicar un comentario