miércoles, 27 de julio de 2011

La buena poesía siempre se recibe




Epitafio de un poeta

Yo canté las cosas naturales,
en el momento que las cosas naturales se extinguían.

Amé la tierra y las cosas de la tierra,
cuando la tierra y las cosas de la tierra
eran destruidas por el hombre.

Mi poesía cabalgó hacia el campo huyendo de la ciudad,
cuando la gente del campo abandonaba el campo,
y se venía para la ciudad.

El canto no se escuchaba en la ciudad
porque la ciudad estaba llena de ruido,
pero mi canto no se escuchó tampoco en el campo
porque el campo estaba lleno de soledad.

He abandonado la prosa, y me he ido en busca de la poesía,
cuando la poesía abandonaba a la poesía,
y se entregaba en manos de la prosa.

El poeta siempre llega donde nadie lo recibe,
y así vive hasta que llega la muerte;
sólo entonces, cuando la muerte tampoco lo recibe,
es cuando todos reciben su canto.

Pablo Antonio Cuadra (1912-2002)
Publicar un comentario