domingo, 3 de mayo de 2009

Una campeona de Wimbledon llamada Nadie

Sí, señor, como Odiseo en la cueva de Polifemo, un individuo que firma en la sección de Deportes del diario El País como J.J.Mateos, así es como ha llamado a Conchita Martinez, única campeona española de Wimbledon, tetracampeona de Roma, finalista del Open de Australia, y un sínfin de títulos más. Conchita es de Monzón, paisana mía, ya que nuestros lugares de nacimiento distan apenas unos once kilómetros. Ella y su familia son gente honesta, digna, de la clase trabajadora, muy querida en todo Monzón y alrededores, y me jode un montón que se la ningunee de un modo tan burdo y gratuito. Os cuento la secuencia de los hechos.
Una tarde dominguera de primavera más viendo en la TV al mejor deportista español de todos los tiempos, Rafael Nadal, levantar el trofeo de turno, en esta ocasión se trataba del siempre muy querido por todos los tenistas españoles Torneo de Roma. Este año es el cuarto que conquista Nadal, y Conchita se hallaba presente en la ceremonia, invitada al ser igualado su record entre españoles, por una delicadeza para con ella de la dirección del Torneo, detalles que le son negados en su propio país una vez sí y otra también. De hecho durante la entrega de trofeos también Nadal la ha ignorado casi por completo, limitándose a darle un frío beso, pero no importa, la cosa no tiene mayor trascendencia, es lo habitual. Por lo demás, ha sido una bonita ceremonia desnudada de todo protocolo envarado al que acostumbran en los paises anglos, nada de sonrisas forzadas ni gestos rígidos, todo muy fresco y espontáneo por obra y gracia de ese desparpajo y calidez que tanto aman los italianos. Eso lo hemos visto todos por la TV esta tarde.
Bien, luego he mirado en las noticias de Google, entrando en el artículo de ese señor, ese tal J.J.Mateos, cuyos números/méritos para ingresar en la redacción de un diario del prestigio del citado, tal vez le tocaran en un tómbola de feria, vete tú a saber cómo. Así que posiblemente sugestionado por la euforia que desatan los inacabables records del manacorí, no ha tenido el menor empacho en escribir que este Torneo de Roma Nadie lo había ganado antes que Nadal en cuatro ocasiones. Y de ese modo es como he descubierto el otro nombre, tan homérico, de la hija de Cecilio Martinez.
Publicar un comentario