miércoles, 4 de marzo de 2015

Encontrado en la sala de prensa de un monasterio holandés



El perro de la familia

Si puedes iniciar el día sin cafeína ni pastillas estimulantes…
Si puedes ignorar alegremente dolores y molestias
Si puedes soportar a gente aburrida quejarse de sus problemas
Si puedes comer lo mismo todos los días y estar agradecido por ello…
Si puedes entender que tus seres queridos estén demasiado ocupados para dedicarse a ti...
Si puedes pasar por alto que la gente se moleste contigo, cuando por causas ajenas a ti algo va mal...
Si puedes aceptar la crítica y la culpa sin resentimiento...
Si puedes enfrentarte al mundo sin mentiras ni engaños...
Si puedes activar tensión sin ayuda médica...
Si puedes relajarte sin licor...
Si puedes dormir sin ayuda de drogas...
Si puedes hacer todas estas cosas...

Entonces probablemente eres el perro de la familia.

Anónimo holandés siglo XXI