viernes, 4 de octubre de 2013

La historia de Li Yu, el emperador poeta

Emperador Li Yu

Nombre social: Chongguan
Fue el último monarca del reino Tang del Sur, que gobernó durante quince años. Como buen pintor, calígrafo, músico y sobre todo poeta, dedicó más tiempo y atención a la literatura y el arte que a los asuntos de Estado. Ante la irresistible ofensiva de las tropas de los Song, tuvo que capitular en 973. Fue encarcelado primero, y envenenado después en 978, a manos de un verdugo enviado por orden del emperador Song.
Su fama la debe a sus cantares ci y su contribución a esta modalidad de la poesía. Son excelentes sus poemas líricos, que narran la vida en la corte, sus pensamientos y emociones y su tristeza al ver aniquilado su reino. Con él la poesía ci amplió el abanico de su temática, que antes se limitaba al amor, y después era ya un género lírico, donde el poeta exhibía su mundo interior. Sus versos revelan su gran sensibilidad, y se caracterizan por una gran fuerza emocional e imaginativa, un lenguaje bien seleccionado y hermoso, gran musicalidad y estructuras perfectas.

Infinitas Nostalgias
           Ci

Sus cabellos son unas nubes
y sus dientes perlas.
Fino vestido de gasa.
Arqueadas suavemente las cejas
de un azul profundo.

Sopla furioso el viento
acompañado de intensa lluvia.
Fuera de la ventana
gimen hojas de plátanos.
Cómo podrá soportar
una noche tan angustiosa.


La Separación
Según la melodía Qingpingle
             Ci

Ha pasado casi la primavera
desde mi salida.
Todo lo que veo,
me desgarra el alma.
Sobre las gradas caen
blancas hojas del ciruelo.
Vuelan como copos de nieve.
Mientras más me muevo para sacudírmelos,
más me cubren y me envuelven.

Han regresado las aves migratorias
sin traerme ningún mensaje.
Largísimo es el camino.
Ni en sueños puedo volver a mi hogar.
Las cuitas de la separación
son hierbas primaverales:
cuánto más te alejas,
más crecerán.

Flores de primavera y luna de otoño
Según la melodía Yumeiren (36)
               Ci

Oh flores primaverales y luna otoñal,
cuándo cesaréis de retornar.
Sabéis cuántos recuerdos dulces tejo
sobre mis alegres días pasados.
Anoche la brisa de primavera
volvió a acariciar mi pabellón.
¡Cuán insufrible resultaba,
pensar en mi reino perdido
a la clara luz de la luna!
Quedan en el mismo lugar
las balaustradas esculpidas
y las gradas de mármol blanco.
Sin embargo han desaparecido
las mejillas sonrosadas.
Dime pues, quién habrá sufrido tristezas
más inmensas que las mías.
Un tumultuoso río en primavera
se precipita hacia el Este.

(36) Este poema reveló la añoranza del autor por su reino destruido, lo que le pareció al emperador Song, Zhao Kanying, un presagio de rebelión, y le empujó a tomar la decisión de asesinar a Li Yu.

Emperador Li Yu (937-978)

Poesía China. Catedra Letras Universales. Trad. y Ed. Guojian Chen

Li Yu, el último emperador Tang

Publicar un comentario