sábado, 8 de diciembre de 2012

El encuentro en la encrucijada




Sin Inscripción

Una tumba vacía en la nieve.
Sólo quedan mis obras.
Así me imagino
el encuentro en la encrucijada.

Llegué antes de haber estado allí,
y así me he convertido en yo mismo.
Aquellos a los que he herido, corren como sangre
en el agua negra de las cunetas.

De la misma forma que cuando en mayo
las corolas de las flores suenan como risotadas,
aunque una simple lágrima
ciega a todo un gran bosque de abetos.

Henrik Nordbrandt (Fredericksberg, Dinamarca, 1945)
Trad. Francisco J. Uriz
Publicar un comentario