domingo, 29 de abril de 2012

El rechazo



Mi Hermoso Rosal 

Una flor se me ofreció,
una flor tal que Mayo nunca vio,
y yo dije: "Tengo un Hermoso Rosal",
y a la dulce flor renuncié.

Luego fui a mi Hermoso Rosal,
y a él me entregue día y noche,
pero mi Rosa celosa me rechazó,
y sus espinas fueron mi único gozo.

William Blake (1757-1827)


Publicar un comentario