lunes, 27 de febrero de 2012

Reflexión después de la lluvia

















Vuelta a empezar

Está lloviendo aún de los llovidos
Castaños y la gota de la hierba
Compone un globo terso, que conserva
La oculta libertad de los olvidos.

Pájaros impacientes en los nidos
Se aventuran por esa fronda aún sierva
Del agua celestial. Ay, sigue acerba
La tarde en los balcones prometidos.

Tanto gris se demora en una pausa,
Donde el mundo coincide con el tedio,
Resignado a esperar que todo pase.

¡No! Del propio vacío, mientras causa
Mi desazón, resurge el fiel asedio
Al encanto inmortal la nueva frase.

Jorge Guillen (1893-1984)
Publicar un comentario