viernes, 18 de noviembre de 2011

La Luz Del Bardo


...Confieso que tus escritos son tales, que ni hombre ni musa pueden alabarlos suficientemente...
Alma del siglo!. Aplauso, delicia, asombro de nuestra escena...Eres un monumento sin tumba, y vivirás mientras viva tu libro, y haya inteligencias para leerlo y elogios que tributar...Triunfa, Britania mía, pues tienes uno que ofrecer, a quien todas las escenas de Europa han de rendir homenaje...Que él no es de un siglo, sino de todos los tiempos. Dulce Cisne del Avon...

Ben Johnson

                             


         Soneto XXV

Que los que tienen en favor a sus estrellas,
se jacten de honores públicos y títulos orgullosos,
mientras yo, a quien la Fortuna aparta de semejantes
triunfos, hallo una dicha inesperada en lo que más honro.

Los favoritos de los grandes príncipes no despliegan
sus bellas hojas sino como las caléndulas en presencia del sol,
y en ellos mismos reposa enterrado su orgullo,
pues un fruncimiento de cejas les hace perecer en plena gloria.

El sufrido guerrero célebre en los combates,
vencido después de mil victorias queda borrado
pronto del libro de honor, y se olvidan lauros anteriores.

Feliz, por tanto, yo que quiero y soy querido,
donde no puedo cambiar, ni ser cambiado.

William Shakespeare (Stratford-upon-Avon, 1564-1616) 
Trad. Luis Astrana Marin
Publicar un comentario