jueves, 25 de agosto de 2011

El destino de un poeta




Pensamientos para borrar de mi destino

Lee y lee el futuro poeta.
Tal vez en esta misma antología.

Revisando todo esto durante diez años,
nuestro poeta ha podido crecer, madurar.

Aunque lee y lee, no entiende nada,
se siente marginado incluso en su propia tierra.

Lee más, como si hallase un sentido entre sus lineas,
que apenas consigue adivinar.

Para su demonio particular
sus fuerzas están como los bomberos para los marinos.

Lee, pero no entiende nada,

Hasta que encuentra algo que si entiende,
en algún fragmento biográfico hay escrito:

"Pereció por su propia mano".

Malcolm Lowry (1909-1957)


Publicar un comentario