domingo, 19 de junio de 2011

Siempre vuelven los poetas muertos


Envío de las flores

Hoy te envío estas flores, que mi mano
acaba de cortar recién abiertas,
pues de no recogerlas hoy temprano,
las habría encontrado el alba yertas.

Ellas recuerdan el destino humano,
porque tus gracias y bellezas ciertas
se agostarán en día no lejano,
y estarán pronto sus pétalos y hojas muertas.

Se va el tiempo, mi amiga... mas eso no es cierto:
somos nosotros, !ay! , quienes nos vamos.
Ni de ti ni de mí quedará huella.

Y cuando tú estés muerta y yo esté muerto,
nada habrá de este amor del que hoy hablo.
Ámame, entonces, mientras seas bella.

Pierre de Ronsard (Couture-sur-Loire, 1524-1585)
Versión de Andrés Holguín
Publicar un comentario