miércoles, 4 de mayo de 2011

Recordando a Willy DeVille




SOLO UN PASEO HASTA LA CASA DE ESA CHICA

Es la hora de cierre en esta cafetería de ningún sitio.
No hay forma en el mundo de dejar a esa chica.
Dejarla escapar...
No, no puedo explicar exactamente lo que me pasa.
Puedo decir que hay un tío, está muy cerca de élla,
y élla sabe que eso, es algo más que una casualidad.
Pero no hay nada que yo no haría,
no hay nada que yo no haría,
no hay nada que yo no haría...
sólo caminar hasta la casa de esa chica.
Sólo caminar... mmmmm.
sólo caminar hasta la casa de esa chica.


Su sonrisa intermitente, los ojos inquisitivos.
Oh, una promesa que parece contener todos mis sueños.
Al final se dio cuenta,
soy incapaz de ignorar, hey, a ese tipo que está a su lado.
Ahora sé que no puede ver lo que me está pasando,
hay una expresión de su rostro que no puede ocultar.
Pero te digo, que no hay nada que yo no haría,
no hay nada que yo no haría,
no hay nada que yo no haría...
Sólo caminar hasta la casa de esa chica.



William Borsey (Stamford, Conn. 1950-2009)
Trad.  Juan M. Pueyo
Publicar un comentario