domingo, 15 de mayo de 2011

Cae una ciudad en la guerra de 1936



Cae una ciudad

Todos los carteles de los muros,
todos los panfletos de las calles
han quedado mutilados, destruidos o arrastrados por la lluvia,
sus palabras borradas con lágrimas,
como pieles arrancadas de sus cuerpos
en el huracán victorioso.

Todos los nombres de los héroes en el pabellón
donde los pies tronaron, y los gritos eran de bronce.
Fox y Lorca reclaman su historia en los muros,
están ahora amargamente difuminadas,
o empolvadas, renunciando a su polvo,
excluidas de la dorada canción de gesta.

Todas las insignias y saludos
arrancadas de sus solapas y manos,
se arrojan lejos con el fardo humano que llevaban;
o en el lecho más profundo de la mente
son desdibujados por una sonrisa:
la que empuja a los vencedores cuando han vencido.
(Del libro Poemas de España)

Stephen Spender (1909-1995)
Publicar un comentario