jueves, 31 de marzo de 2011

El ser humano y la Naturaleza



Muerte

Cientos de cuchillos
parecen silbar en el aire de la noche.

Una luna brillante
ilumina la mar en calma.

Hay un gato avezado,
que muy cerca afila su mirada acerada.

En la entrada de una madriguera
asoman un hocico y unos ojos ratoniles.

Hojas secas crujen y rasgan la suave brisa,
es el ruido brusco y rápido que anuncia la Muerte.

En el sigilo un cuchillo de la noche
hizo su trabajo implacable y perfecto.

Luego el gato vanidoso se relame, y ronronea satisfecho sobre la tapia;
mira, pero no ve justo enfrente el azul del mar, que parece infinito.
San Sebastian, verano de 2006


Juan M. Pueyo (Esplús, 1953)
Publicar un comentario