viernes, 18 de marzo de 2011

III Recordando cosas bellas de Japón en sus días de tragedia




Meditación ardiente

Soy una meditación que quema.
Dentro guardo una isla acuosa,
pájaros marinos y la luna llena.
Alquilo un hogar a los cocodrilos del Nilo,
y mi meditación no es agua azulada
sino rojo deseo.
Creciendo en sus ojos
alimento los cocodrilos con un sol deleitable,
y los dejo dormir.
Vivo en una meditación que quema,
oyendo la isla acuosa golpeada por las olas,
callada silenciosamente.


Kazuko Shiraishi [Vancouver, 1931] 
Una de las más conocidas poetas de hoy, ha recibido premios como el Mugen, Rekitei, Jun Takami o Yomiuri.
Trad. Fernando Barbosa
Publicar un comentario