miércoles, 2 de febrero de 2011

Pequeña perla, Don Dámaso...



Gota pequeña, mi dolor...

Gota pequeña, mi dolor.
La tiré al mar.
                          Al hondo mar.
Luego me dije: ¡A tu sabor
ya puedes navegar!
Más me perdió la poca fe...
                          La poca fe
de mi cantar.
Entre onda y cielo naufragué,
y era un dolor inmenso el mar.

Dámaso Alonso (1898-1990)
Publicar un comentario