jueves, 10 de febrero de 2011

El cuerpo es para el placer, la mente para la felicidad


Un renunciante muy peculiar

Vacana de los galgos

Nueve galgos sueltos
persiguen a una liebre.
Los deseos del cuerpo gritan:
¡Soltad, soltad!.

¡Soltad, soltad!, gritan
los deseos de la mente.

¿Llegará hasta ti mi corazón,
oh Señor de los ríos encontrados,
antes que los galgos del deseo
la alcancen y la atrapen?

Basavanna (Siglo XII)
Publicar un comentario