miércoles, 5 de enero de 2011

Para mi gusto posiblemente el mejor poema escrito nunca


Constantine Petrou Cavafy


           Itaca


Cuando salgas hacia la lejana Itaca
desea con fervor que el viaje sea largo,
lleno de aventuras y conocimiento.

De los Laestregones y los Cyclopes,
del furioso Poseidón no tengas miedo;
ni repararás en ellos, si tus pensamientos
permanecen en calma todo el tiempo,
si manejas tus emociones y las seleccionas adecuadamente.

Ni Laestregones, ni Cyclopes,
ni incluso con el fiero Poseidón tropezarás jamás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma, quien los pone frente a ti.

Desea con fervor que el viaje sea largo,
que sean numerosas las madrugadas de verano
que, lleno de placer y deleite, lances el ancla
en puertos que tus ojos nunca vieron.

Te detendrás también en los populosos mercados fenicios,
y harás buena provisión de la mejor mercancía:
coral y madreperla; ébano y ámbar
y voluptuosos perfumes de todas clases en abundantes cantidades.

Entrarás en muchas ciudades del Nilo,
y allí aprenderás de los que saben.
En cada lugar ten siempre en cuenta a Ítaca.
Tu llegada a ella es el objetivo.

Pero no tengas prisa en la travesía,
será mejor que dure muchos años,
que a la isla llegues cuando seas un anciano,
pleno de aventuras y conocimiento,
enriquecido por todo lo que has hallado en el camino.

No esperes más de Ítaca.
Ítaca te ha dado el más bello viaje,
sin ella no hubieras partido.
No te va a dar nada más.

Y si la encuentras pobre, no es que Ítaca te haya engañado,
pues rico en experiencia y conocimiento
como la has alcanzado, como el sabio en que te has convertido,
entonces comprenderás lo que significan las Ítacas.

Constantine Petrou Cavafy
Trad. del griego John Cavafy
Trad. del inglés Juan M. Pueyo
Publicar un comentario