martes, 27 de diciembre de 2011

Rimbaud, La Mística De La Fantasía



Marina

Los carros de plata y de cobre,
las proas de acero y de plata
baten la espuma,
rebelan las raíces de las zarzas.

Las corrientes del páramo
y las inmensas huellas del reflujo
se orientan en círculos hacia el Este,
hacia los pilares del bosque,
hacia los mástiles de la escollera,
cuyo ángulo está herido por torbellinos de luz.

Arthur Rimbaud (1854-1891)

domingo, 25 de diciembre de 2011

La Venganza Es Un Plato Servido Frío



Un Árbol Venenoso

Me enojé con un amigo,
expresé mi ira y mi ira se me pasó.
Me enojé con mi enemigo,
no dije nada y mi furia aumentó.

Y con miedo la fui regando
noche y día con mis lágrimas,
y mis risas la alumbraron
con dulces mañas falsas.

Y fue creciendo noche y día,
hasta dar una espectacular manzana.
Y mi enemigo la vio resplandecer,
y supo que era mía.

En mi jardín entró escondido,
cuando al árbol lo cubría una oscura noche.
Al día siguiente me alegró ver
a mi enemigo muerto bajo el árbol.

William Blake (1757-1827)
Trad. Elena Valentí

lunes, 19 de diciembre de 2011

Quién Osa Contradecir a Rudyard Kipling



Si

Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila,
cuando a tu lado todo es cabeza perdida.

Si tienes en ti mismo una fe que te niegan,
y nunca desprecias las dudas que ellos tengan.

Si aguardas en tu puesto sin fatiga la espera.
Y si engañado no engañas, ni buscas más odio
que el odio que te tengan.

Si eres bueno y no finges ser mejor de lo que eres.
Si al hablar no exageras lo que sabes y quieres.



Si sueñas y los sueños no te hacen su esclavo.
Si piensas y rechazas lo que piensas por vano.

Si tropiezas con el Triunfo y si llega tu Derrota,
trata a esos dos impostores de igual forma.

Si logras que se sepa la Verdad que has hablado,
a pesar del sofisma en el Orbe encanallado.

Si vuelves al comienzo de la obra perdida,
aunque esta obra sea la de toda tu vida.



Si arriesgas de un golpe y lleno de alegría
tus ganancias de siempre a la suerte de un día;
y pierdes y te lanzas de nuevo a la pelea,
sin decir nada a nadie de lo que es y lo que era.

Si logras que tus nervios y el corazón te asistan,
aun después de la fuga de tu cuerpo fatigado,
y se agarren contigo cuando no quede nada
porque tú lo deseas y lo quieres y mandas.



Si hablas con el pueblo y guardas tu virtud.
Si marchas junto a Reyes con tu paso y tu luz.
Si nadie que te hiera llega a hacerte la herida.
Si todos te reclaman y ni uno te precisa.
Si llenas el minuto inolvidable y cierto
de sesenta segundos que te lleve al cielo.



Todo lo de esta tierra será de tu dominio,
y mucho más aún: serás Hombre, hijo mío.
 




Rudyard Kipling (Bombay, 1865-Londres, 1936)

jueves, 15 de diciembre de 2011

Un Gran Descubrimiento




Traicionada

Toda palabra es sospechosa
y como tal se somete
a la prueba de la traducción,
al concurso de la palabra,
a la prueba del sonido,
al escrutinio de su potencial,
para que diga por qué
es la escogida,
y lucirá o será traicionada.

Javier Ramírez Gálvez
Del poemario Libre Como La Vida. Ed.CultivaLibros

lunes, 12 de diciembre de 2011

Los Versos De Don Dámaso Y El Ritmo



A los que van a nacer
(final)

Seréis torrente en furia
que va a rodar al páramo. Seréis
indagación y grito sin respuesta.
Ay, guardad esta luz estremecida.
Ay, refrenad el agua,
volved al centro exacto.
Ay de vosotros…

Ay de estos cieguecitos
de leche no cuajada,
de tierna pulpa vegetal dormida.
Ay copos de manteca
que hacia el mercado vais de sus ordeños
modelados por Dios aún en su música,
con las gotas aún de su rocío,
entre las verdes hojas de los úteros.

Dámaso Alonso (1898-1990)

viernes, 9 de diciembre de 2011

Deliciosa Trivialidad De Heine


La diana

Bate sin miedo el tambor
Y abraza a la cantinera.
He aquí la ciencia entera,
Y esta del libro mejor
Es la acepción verdadera.
Que el ruido de tu tambor
Despierte al mundo dormido.
Toca con ardor diana.
Adelante, siempre erguido,
Es la ciencia soberana.
De Hegel es el profundo
Sentido más acabado.
Lo aprendí y está probado.
Soy un muchacho de mundo
Y un tambor aprovechado.

Heinrich Heine (1797-1856)

lunes, 5 de diciembre de 2011

Una Vida Humana No Es Una Ganga



un asunto de faldas

ay, Merryman,
un boxeador de los muelles,
mató a un hombre cuando estaban descargando
plátanos.
bueno, el hombre al que mató
le había sacudido primero por la espalda
con una cadena de ancla
(algún lío de faldas)
y todos hicimos corro
mientras
Merryman
se lo cargaba
bajo un sol de justicia,
lo estrangulaba hasta la muerte
y lo echaba al
mar.
Merryman
saltó a la dársena
y se alejó
caminando, nadie intento
detenerlo.
luego volvimos al trabajo y descargamos el resto de los plátanos.
nunca comentamos nada sobre el asesinato
entre ninguno de nosotros
y nunca vi nada al respecto
en los periódicos.
aunque sí vi algunos de los plátanos
tiempo después en los
mercados:
1 kilo por 25 centavos,
era toda una
ganga

Henry Charles Bukowski (1920-1994)
Colección Visor de Poesía. Trad. Ciro Arbós

jueves, 1 de diciembre de 2011

Al Otro Lado De La Valla



MI MAESTRO ME DIO

Mi maestro me dio lo que no necesito, me dijo lo que no necesito saber. A mitad de un sueño me llevó con cuidado a la cama. Me echó fuera cuando me arrastraba, me llevó dentro cuando estaba en casa. Me remitió a los grillos cuando tenía que cantar, y cuando intentaba estar solo, me ató a una congregación. Cerro sus puños y me machacó hasta su propia forma. Vomitó de asco cuando me hinché sin llenarme. Hundió sus dientes de tigre en todo lo que era mío, y yo me negaba a reconocer. A una increíble velocidad me llevó a través de los pinos hasta aquel reino donde yo ladraba como un perro, me deslizaba con sombras, y saltaba desde un punto de vista. Me dejó ser estudiante de un amor que nunca podré dar. Me permitió representar una amistad con mi mejor amigo. Cuando estuvo seguro de que yo no podría reformarme, me arrojó al otro lado de la valla de la Torá.

Leonard Cohen (Montreal, 1934)
Colección Visor de Poesía. Trad. Alberto Manzano


Entrada dedicada a mi amigo barcelonés criado en Las Ramblás, inolvidable Quim.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

El Insondable Corazón


 

Autopsicografía

El poeta es un fingidor.
Finge tan en absoluto,
Que hasta finge que es dolor,
El dolor que de veras siente.

Y quienes leen lo que escribe
Sienten en el dolor leído,
No el dolor que el poeta vive,
Sino aquel que no han tenido.

Y así va por su camino
Distrayendo a la Razón,
Ese tren sin real destino
Que se llama Corazón.

Fernando de Pessoa (1888-1935)
Trad. Santiago Kovadloff

lunes, 28 de noviembre de 2011

Machado, Un Poeta Moderno



Campo

La tarde está muriendo,
Como un hogar humilde que se apaga.

Allá sobre los montes
Quedan algunas brasas.

Y ese árbol roto en el camino blanco
Que hace llorar de lástima.

Dos ramas en el tronco herido
Y una hoja marchita y negra en cada rama.

¿Lloras?...Entre álamos de oro
A lo lejos la sombra del Amor te aguarda.

Antonio Machado (1875-1939)

viernes, 25 de noviembre de 2011

La Compasión Del Dr. Williams



Lamento

Me llaman, y voy.
Es un camino helado
Después de la medianoche, un nevero
Atrapado
En los tiesos carriles.

Se abre la puerta.
Sonrío, entro y
Me sacudo el frío.
Hay una mujer corpulenta
De costado en la cama.

Está enferma,
Acaso vomitando,
Acaso esforzándose
Para dar a luz
A su décimo hijo. Alegría, alegría!

La noche es un cuarto
Oscurecido para amantes,
A través de las persianas el sol
Ha enviado una aguja dorada.
Le aparto el pelo de los ojos,
Y contemplo su dolor,
Compadeciéndome.

Williams Carlos Williams (Rutheford, NJ, 1883-1963) 

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Pura Provocación Beat



toma oro

cogí mi BMW y me fui al banco a
recoger mi tarjeta American Express Oro

le dije a la chica del mostrador lo que
quería.

"usted es el Sr. Chinaski", me
dijo

"si, ¿quieres una
identificación?"

"claro que no, ya lo conocemos..."

metí la tarjeta en la cartera
volví al aparcamiento
me subí al BMW (ya pagado
a tocateja)
y decidí acercarme a la licorería
a por una caja de vino
selecto.

de camino de regreso decidí además escribir un poema
sobre todo este asunto: el BMW, el banco,
la Tarjeta Oro
sólo para cabrear a los
críticos
los escritores
los lectores

que preferían con mucho los poemas en que
yo duermo en los bancos de los parques
congelado y muriendo de vino peleón
y malnutrición.

este poema es para quienes piensan que
sólo se puede ser un artista
genial
viviendo al
límite
aunque no hayan tenido nunca las
agallas de
intentarlo.

Henry Charles Bukowski (1920-1994)

Esta entrada está dedicada a mi amigo Quim de Barcelona. 
Gracias, Quimet

viernes, 18 de noviembre de 2011

La Luz Del Bardo


...Confieso que tus escritos son tales, que ni hombre ni musa pueden alabarlos suficientemente...
Alma del siglo!. Aplauso, delicia, asombro de nuestra escena...Eres un monumento sin tumba, y vivirás mientras viva tu libro, y haya inteligencias para leerlo y elogios que tributar...Triunfa, Britania mía, pues tienes uno que ofrecer, a quien todas las escenas de Europa han de rendir homenaje...Que él no es de un siglo, sino de todos los tiempos. Dulce Cisne del Avon...

Ben Johnson

                             


         Soneto XXV

Que los que tienen en favor a sus estrellas,
se jacten de honores públicos y títulos orgullosos,
mientras yo, a quien la Fortuna aparta de semejantes
triunfos, hallo una dicha inesperada en lo que más honro.

Los favoritos de los grandes príncipes no despliegan
sus bellas hojas sino como las caléndulas en presencia del sol,
y en ellos mismos reposa enterrado su orgullo,
pues un fruncimiento de cejas les hace perecer en plena gloria.

El sufrido guerrero célebre en los combates,
vencido después de mil victorias queda borrado
pronto del libro de honor, y se olvidan lauros anteriores.

Feliz, por tanto, yo que quiero y soy querido,
donde no puedo cambiar, ni ser cambiado.

William Shakespeare (Stratford-upon-Avon, 1564-1616) 
Trad. Luis Astrana Marin

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Todo Muy Cojonudamente Scotty


Skerryvore Lighthouse, Tiree Island, Scoltland

Skerryvore (*)

Por amor a las palabras bellas y en memoria
de aquellos parientes y compatriotas míos
que se afanaron noche y día en el ventoso océano,
por ponerles una estrella a los marinos, donde antaño
se hallaba la espumosa guarida de focas y cormoranes;
yo, sobre el dintel de esta cabaña, inscribo
el nombre de una resistente torre.

Robert Louis Stevenson (1850-1894)
Trad. Javier Marías

(*) Skerryvore es el nombre de un faro diseñado por Alan Stevenson, tio de Louis, sobre las rocas llamadas Skerryvore, a unas 12 millas hacia el Atlántico de la isla de Tiree en Argyllshire, Scotland.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Un Profesional De La Poesía En El Siglo XIV




A los amores de una mora

Quien de linda se enamora
atender debe perdón
en caso que sea mora.

El amor e la ventura
me ficieron ir mirar
muy graciosa criatura
del linage de Agar;
quien fablare verdat pura,
bien puede decir que non
tiene talle de pastora.

Linda rosa muy suave
vi plantada en un vergel,
puesta so secreta llave
de la linia de Ysmael:
aunque sea cosa grave,
con todo mi corazón
la recibo por señora.

Mohammad el atrevido
ordenó que fuese tal,
de aseo noble, complido,
albos pechos de cristal:
de alabasto muy broñido
debió ser con grant razón
lo que cubre su alcandora.

Diole tanta fermosura
que no lo non puedo decir;
cuantos miran su figura
todos la aman servir.
Con lindeza e apostura
vence a todas cuantas son
de alcurnia allí donde mora.

Non sé ombre tan guardado
que viese su resplandor,
que non fuese conquistado
en un punto de su amor.
Por haber tal regalo,
yo expondría
la mi alma pecadora.

Alfonso Alvarez de Villasandino (Romancero Español de Dámaso Alonso)

jueves, 10 de noviembre de 2011

Querer Es Dar




Rastreo por mis lindes
(fragmento)

Tendré que aceptar que me reprochen
Que aún hoy siga queriendo creer sin desdecirme
Que es posible tener lo que no se ha tomado
Que el verdadero don llega sin merecerlo
Que toda gracia es gratis
Que en el instante en que alguien
Logra poseer algo
En ese mismo instante lo ha perdido
Y sólo si en verdad nada poseo
Puede todo ser mío.

Y tendré que aceptar también que me reprochen
Hacer mi casa y no tenerla
Llamar mía a la casa que levanto
Adondequiera que llego
Y no a la que he pagado y conquistado
Regalar mi palabra a quien la quiera
Sin pedir más que eso que todo gesto pide
Que toda entrega pide que toda vida pide
Sin pedir más que amor.

Tomás Segovia (Valencia, 1927-México 2011)

Tomás Segovia murió el lunes 7 de Noviembre de 2011 en México adonde llegó como como niño exiliado de la guerra incivil del 36. En la España republicana se van extinguiendo luces.


Extraído del blog:
http://tomassegovia2.blogspot.com/

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Viaje Al Centro Del Ser




Un paseo

al fin hiciste lo que pensabas:
correr el clavo para ubicar así en el mismo sitio
un plato incomparable.
Ese día o el día anterior al que corriste el clavo
viajamos al centro,

pero la recluída, imprevistamente,
apresuró el regreso,

y próximos al Palacio De La Pizza abandonamos tu mirada
en el mendigo que exhibía el pie partido.

Pedro Donangelo (Buenos Aires, Argentina)

martes, 8 de noviembre de 2011

Gurudev Forever



Las flores de la primavera salen

Las flores de la primavera salen
como el dolor del amor no dicho,
y con su aliento vuelve
el recuerdo de mis canciones antiguas.

De súbito mi corazón se vistió
con hojas verdes de deseo.

No vino mi amor,
pero su contacto está en mi cuerpo,
y su voz se oye por los campos fragantes,
su mirar está en el triste cielo profundo,
pero dónde están sus ojos,
sus besos zigzaguean por el aire,
pero dónde están sus labios.

Rabindranath Tagore (1861-1941)

lunes, 7 de noviembre de 2011

Aquí Se Perdió Granada...




Romance del rey moro que perdió Alhama
(Año1492)

Paseábase el rey moro
por la ciudad de Granada,
desde la puerta de Elvira
hasta la de Vivarrambla:

-Ay, de mi Alhama...

Cartas le fueron venidas
que Alhama era ganada;
las cartas echó en el fuego,
y al mensajero matara:

-Ay, de mi Alhama...

Descabalga de la mula,
y en un caballo cabalga,
por el Zacatín arriba
subido se había al Alhambra:

-Ay, de mi Alhama...

Como en el Alhambra estuvo,
al mismo punto mandaba
que se toquen sus trompetas
y sus añafiles de plata:

-Ay, de mi Alhama...

Y que las cajas de guerra
apriesa toquen al arma,
porque lo oigan sus moros,
los de la Vega y Granada:

-Ay, de mi Alhama...

Los  moros que el son oyeron
que al sangriento Marte llama,
uno a uno y dos a dos
juntado se ha la gran batalla:

-Ay, de mi Alhama...

Allí habló un viejo moro,
y de esta manera hablara:
-Para qué nos llamas, rey,
  para qué es esta llamada:

-Ay, de mi Alhama...
  Habéis de saber, amigos,
  una nueva desdichada,
  que cristianos de braveza
  ya nos han ganado Alhama.

Allí habló un Alfaquí
de barba crecida y cana:
-Bien se te emplea, buen rey.
  Buen rey, bien se te empleara.

-Ay, de mi Alhama...

-Mataste a los Abencerrajes,
  que eran la flor de Granada;
  cogiste los tornadizos
  de Córdoba la nombrada.

-Ay, de mi Alhama...

-Por eso mereces, rey,
 una pena muy doblada;
 que te pierdas tú y el reino,
 y aquí se pierda Granada.

-Ay, de mi Alhama...

Anónimo (Romancero español de Dámaso Alonso)


domingo, 6 de noviembre de 2011

Fascinante simplismo



Mi hijo
(a la manera de Carlos Drummond de Andrade)

Mi hijo,
mi único hijo
que no tuve,
y que sería ya un hombre.

Descarnando
y sin nombre
se mueve,
a veces.

Viene,
y reclina su cabeza
más liviana que el aire,
sobre mi hombro.

Y yo le pregunto:
Hijo,
dónde te hallas,
dónde te ocultas.

Y él me responde
con un hálito frío:
No lo advertías,
aunque llamé.

Llamé,
y continuo llamando
desde
un lugar lejano.

Más alla del amor
adonde nada,
todo,
quiere nacer.

Mark Strand (Prince Edward Islands,1934 Canada)
Trad. Juan Sanchez Pelaez

viernes, 4 de noviembre de 2011

Una De Mitos y Leyendas




Romance de Lanzarote

Tres hijuelos había el rey,
tres hijuelos que no más;
por enojo que hubo de ellos,
todos maldito los ha.
El uno se tornó ciervo,
el otro se tornó can,
y el otro se tornó moro
que pasó las aguas del mar.

Andábase Lanzarote
entre las damas holgando,
grandes voces dio la una:

-Caballero, estad parado;
si fuese la mi ventura
cumplido fuese mi hado,
que yo casase con vos
y vos conmigo de grado,
y me diésedes en arras
aquel ciervo del pie blanco.

-Dároslo he yo, mi señora,
de corazón y de grado,
si supiese yo las tierras
do el ciervo era criado.

Ya cabalga Lanzarote,
ya cabalga y va su vía,
delante de sí llevaba
los sabuesos por traílla.
Llegado había a una ermita,
do un ermitaño había:

-Dios te salve, el hombre bueno.
-Buena sea tu venida;
  cazador me parecéis
  en los sabuesos que traéis.
-Dígasme tú, el ermitaño,
  tú que haces santa vida.
  Ese ciervo del pie blanco
  adonde hace su manida.
-Quedaros aquí, mi hijo,
  hasta que sea de día,
  que contaros he lo que vi,
  y todo lo que sabía.
  Por aquí pasó esta noche
  dos horas antes del día,
  siete leones con él
  y una leona parida.
  Siete condes deja muertos
  y mucha caballería.
  Siempre Dios te guarde, hijo,
  por do quier que fuer tu ida,
  que quien acá te envió,
  no te quería dar la vida.
  Ay, dueña de Quintañones,
  de mal fuego seas ardida,
  que tanto buen caballero
  por ti ha perdido la vida.

Anónimo, del Romancero Español de Dámaso Alonso

jueves, 3 de noviembre de 2011

Actores y espectadores



Dejar las cosas intactas



En un campo
yo soy la ausencia
de campo.
Esto es
siempre así.
Donde sea que esté,
yo soy lo que falta.

Cuando camino
parto el aire,
y siempre
el aire regresa
a llenar los espacios
donde ha estado mi cuerpo.

Todos tenemos razones
para movernos.
Yo me muevo
para dejar las cosas intactas.

 Mark Strand (Prince Edward Islands, Canada, 1934)

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Poema indio del siglo XII




Alimenta a los pobres,
di la verdad,
construye pozos
para los sedientos,
y fabrica tanques para la ciudad.
Puede que entonces vayas al cielo
después de la muerte, pero no te acercarás
en nada a la verdad de Nuestro Señor.
El hombre que conoce a Nuestro Señor,
no obtiene resultado alguno.

Allama Prabhu, lider espiritual del siglo XII en lengua Kannada

Una de las tradiciones sobre la vida de Allama Prahbu considera que es una encarnación del mismo Shiva, venido al mundo para enseñar el camino de la verdad. En su vida rechazó completamente el ritual y la devoción externa.

martes, 1 de noviembre de 2011

Abenamar, Abenamar...




Romance de Abenamar

Por Guadalquivir arriba
el buen rey Don Juan camina;
encontrara con un moro,
que Abenamar se decía.
El buen rey desque vido
de esta suerte le decía:

- Abenamar, Abenamar,
moro de la morería,
hijo eres de perro moro
y de cristiana cativa.
Tu padre llaman Alí
y a tu madre Catalaina.
Cuando naciste
estaba la luna crecida,
y la mar estaba crecida,
viento no la rebullía.
Moro que en tal signo nace
no debe decir jamás mentira.
Preso tengo un hijo tuyo;
yo le otorgaré la vida,
si me dices la verdad
de lo que te preguntaría.

- Yo te la diré, rey Don Juan,
si tú le otorgas la vida.

- Dígasmela tú, moro,
que otorgada te sería.
Qué castillos son aquellos,
que tal alto se yerguen y relucen.

-La Alhambra es, Señor,
y la otra la Mezquita;
los otros los Alíjares,
labrados a maravilla.
El moro que los labró
cien doblas ganaba al día,
y el día que no los labra,
de lo suyo las perdía;
desque los tuvo labrados,
el rey le quitó la vida,
porque no labre otros tales
al rey de Andalucía.
La otra era Granada,
Granada noblecida
de los muchos caballeros
y de gran ballestería.

Allí habla el rey Don Juan,
bien veréis lo que decía:

- Granada, si tu quisieses,
yo contigo me casaría.
Darte he yo en arras y dote
a Córdoba y a Sevilla,
y a Jerez de la Frontera
cabe, si yo la tenía.
Granada, si más me quisieses,
mucho más yo te daría.

Allí hablara Granada,
al buen rey le respondía:

- Casada só, rey Don Juan,
casada que no viuda;
y el moro que a mi me tiene,
bien defenderme querría...

Anónimo, del Romancero Español de Dámaso Alonso

sábado, 29 de octubre de 2011

Un Genuino Coney Island De La Mente



La vida sin fin
(fragmentos)

No tiene fin
La espléndida vida del mundo
No tiene fin su hermoso vivir
Su hermoso respirar
Sus hermosas criaturas sensibles
Observando escuchando y pensando
Riendo y bailando
Suspirando y llorando
En tardes sin fin
Noches sin fin de amor y éxtasis
Alegría y desesperanza
Bebiendo y fumando
Charlando y cantando
En los Amdsterdams sin fin
De la existencia
De animadas conversaciones sin fin
Y de los cafés sin fin
En los cafés literarios de las mañanas de lluvia sin fin
Las películas de la calle que pasan
En los automóviles en los tranvías del deseo
En las inagotables vías de la luz radiante (…)

(…)Parques Coney Islands de la mente
Del poema sin mente ni fin
Dictado por la voz individual
Del subconsciente colectivo
Ciego en las huellas del tiempo.

En los últimos días de Alejandría,
En el día que precede a Waterloo
Los bailes prosiguen.
En la noche se escuchan
Los sonidos de una fiesta bulliciosa.

Lawrence Ferlinghtti (New York, 1919)
Trad. Susana Crespo

miércoles, 26 de octubre de 2011

Las Escaleras Del Dilema



…Delve Inside…

Hay tantos pensamientos,
que enredan
mi mente
con un juego de confusión.

No los puedo aceptar, 

rechazar.
Tengo demasiado miedo
a la conclusión que me debo enfrentar.

Subiendo las escaleras
del dilema,
estoy luchando
entre el amor y la familia.

Mi corazón me dice
una cosa,
y mi cabeza otra.
Desesperadamente
busco lo que
el corazón dice,
pero
No puedo.

Puede ser,
que cuando envejezca
me arrepienta
de la decisión,
o que tal vez…
la aprecie.

Es fácil
aconsejar
a la gente
seguir
a su corazón,
pero muy
difícil de mantener
en el propio caso.

Veremos
qué habrá
en la tienda
para mí.

Moramee Das (Guwahati, Assam, India)
Trad. Juan M. Pueyo



martes, 25 de octubre de 2011

Los Hechos Como Piedras




Las piedras

Oigo caer las piedras que arrojamos
transparentes como el cristal a través de los años.
En el valle vuela la confusión de los actos
del instante; vociferantes, de copa
en copa de los árboles, que se callan
en un aire más tenue que el presente,
se deslizan como golondrinas desde una cima
a otra de la montaña,
hasta alcanzar las mesetas ulteriores
junto a las fronteras del ser.
Allí caen todas nuestras acciones
claras como el cristal, no hacia otro fondo
que el de nosotros mismos.

Thomas Tranströmer (Estocolmo, 1931)

sábado, 22 de octubre de 2011

Canto A La Normalidad





Calle de arrabal

Se me quedó en lo hondo
una visión tan clara,
que tengo que entornar los ojos, cuando
intento recordarla.

A un lado hay un calvero de solares,
enfrente están las casas alineadas,
porque esperan que de un momento a otro
la primavera pasará.

Las sábanas aún goteantes penden
de todas las ventanas,
el viento juega con el sol en ellas,
y ellos ríen del juego y de la gracia.

Y hay niñas bonitas
que se peinan al aire libre.
Cantan los chicos de una escuela la lección.
Las once dan.

Por el arroyo pasa un viejo cojitranco,
que empuja su carrito de naranjas.

Dámaso Alonso (1898-1990)

jueves, 20 de octubre de 2011

La Perplejidad Del Poeta



Existo

Existo,
en esta diminuta Galaxia
existo.

Respiro,
escucho mi propio eco
en este Universo.

Me encuentro
cada día
a mi misma
en un diminuto espacio
de este gran hueco.

Me encuentro
a diario
entre sonidos, olores
y sabores.
De nuevo.

María Isabel Campo (Barbastro, 1959)

domingo, 16 de octubre de 2011

¿La suma de las voluntades humanas acabará con el capitalismo corrupto?...


Tolstoy and his wife Sophia Tolstaya - September 23, 1910

















Extraído de la novela La guerra y la paz al finalizar los capítulos que dedica a la batalla de Borodino.

...Durante los quince primeros años del siglo XIX hubo un movimiento inusitado de millones de hombres por toda Europa. Abandonaron sus ocupaciones, fueron de un lado para otro a lo largo del continente; saquearon, mataron, triunfaron, y también fueron derrotados; en el tiempo que duró ese periodo, la vida habitual cambió su curso. De pronto toda esa efervescencia que daba la impresión de ir en aumento, se debilitó hasta concluir. ¿Cuál fue la causa de ese fenómeno? ¿Y cuáles sus leyes?
Los historiadores contestan a esas preguntas refiriéndonos los hechos, y repitiendo los discursos pronunciados por unas decenas de hombres en cualquiera de los edificios elegantes de París, y a esas acciones y a esos discursos llaman Revolución; después nos hacen una biografía detallada de Napoleón y algún otro personaje, que le es adicto u hostil; nos hablan de su influencia, y nos dicen: "Esta es la causa del movimiento; estas fueron las leyes". Pero la razón humana se niega a aceptar tal explicación, y la declara equivocada, porque sin duda alguna, la causa indicada es demasiado débil para el efecto producido. Es la suma de las voluntades humanas, lo que nos ha traído la Revolución y a Bonaparte, como son ellas también quien las han soportado y derribado...

León Tolstoy (1828-1910)

viernes, 14 de octubre de 2011

La Desesperada Soledad De Lowry En Oaxaca



La Virgen de la Soledad de Oaxaca


Muerte de un oaxaqueño

Tan inmensa es la desesperación de Dios
en las llanuras de cactus salvajes,
que he podido escuchar su lamento.

He podido aventurarme
hasta donde el peón fue asesinado.
Tan inmensa es la desesperación de Dios.

Bajo el aire cargado de polución
al mediodía y la lluvia,
he podido escuchar su lamento.

Y he sentido su angustia gemir
buscando refugio en mi cerebro.
Tan inmensa es la desesperación de Dios.

Si puedes encontrarle una guarida
a alguien tan pequeño y vano,
he podido escuchar su lamento.

Más grande que nosotros mismos,
que los desiertos de Nueva España,
tan inmensa es la desesperación de Dios,
que he podido escuchar su lamento.

Malcolm Lowry (1909-1957)


miércoles, 12 de octubre de 2011

Tranströmer: un poeta exquisito



Meditación agitada

La tormenta hace girar las aspas del molino,
que muele la nada en la oscuridad de la noche.

Las mismas leyes te mantienen despierto.
La panza del tiburón gris es tu débil lámpara.

Recuerdos difusos te hunden en la profundidad del mar,
y allí se petrifican junto a extrañas columnas.

Tu muleta está verde de algas.
Quien va hacia el mar, regresa rígido.

Thomas Tranströmer (Estocolmo, 1931)

sábado, 8 de octubre de 2011

La triste ternura



Ternura de tigre

La lengua sobre todo afectuosa,
áspera y cortesana en el saludo.

Las zarpas de abrazar, con qué cuidado
de impeler afecto o daño, a quien lo doma.

La caricia con uñas, el pecho boca arriba
para mostrar el corazón cautivo.

La piel toda entregada, la voz ronca
retozando en su jaula de colmillos.

Y lo ojos enormes, de algas, sonriendo
a la muerte inmediata a que fue sentenciado.

Carlos Barral (1928-1989)

jueves, 6 de octubre de 2011

Premio Nobel 2011: un poeta



En Marzo del 79

Cuando llegan de todos los lados con palabras;
palabras, que no lenguaje,
parto hacia la isla cubierta de nieve.

Lo salvaje no tiene palabras.

Las páginas no escritas se ensanchan en todas direcciones,
y entonces me encuentro con huellas de pezuñas de corzo sobre la nieve;
lenguaje, que no palabras.

Thomas Tranströmer (Estocolmo, 1931)
Extraído de El cielo a medio hacer
Trad. Roberto Mascaró.
Ed. Nórdica. Madrid, 2010

domingo, 2 de octubre de 2011

Y el aro pendiente en la oreja





Arde el mar


Oh ser un capitán de quince años,
viejo lobo marino, las velas desplegadas,
las sirenas de los puertos y el hollín y el silencio en las barcazas,
las pipas humeantes de los armadores pintados al óleo,
las huelgas de los cargadores, las grúas paradas ante el
               cielo de zinc,
los tiroteos nocturnos en la dársena, fogonazos, un cuerpo
               en las aguas con sordo estampido,
el humo en los cafetines,
Dick Tracy, los cristales empañados, la música zíngara,
los relatos de pulpos, serpientes y ballenas,
de oro enterrado y de filibusteros.
Un mascarón de proa, el viejo dios Neptuno.
Una dama en las Antillas ríe, y agita el abanico de nácar
                bajo los cocotero.



Pere Gimferrer (Barcelona, 1945)

sábado, 24 de septiembre de 2011

El buen gusto del novelista escribiendo poesía






Amor

Amor - Qué es el amor. Un grande y doliente corazón;
manos atadas; y silencio; y una larga desesperanza.
La vida - Qué es la vida. En un páramo desolado
para ver llegar al amor, y ver marcharse al amor.

&&&&&&&&&&&&&

No se muy bien

Yo no se muy bien cómo, pero mientras paso
las cuentas de los años anteriores,
las viejas risas en mi garganta se engarzan
con el mismísimo gusto que las lágrimas.

&&&&&&&&&&&&&

Pronto mueren los amigos

Pronto mueren los amigos,
pronto se extingue cuanto bien queremos
como oscurece el día, como se van las flores.
Pronto es Diciembre,
y sobre un rescoldo
escuchamos solitarios, como sopla el viento.

Robert Louis Stevenson ( Edimburgh, 1850-1894)

miércoles, 21 de septiembre de 2011

La edad de las eras y los nidos para otros *




Aquellos tiempos

Yo nací -perdonadme- en la edad de la pérgola y el tenis
                                                     Jaime Gil de Biedma

Como todos los días, antes de que amanezca,
cojo el coche y me voy a nadar.
Está lloviendo y hace frío, avanzo
rodeado por la danza de otros faros
tras el velo de lluvia de las calles.

Llego al aparcamiento entre las pistas
y las piscinas, cuando ya amanece.
Bajo del coche, y veo en el suelo
la pelota de tenis recubierta
de suave lana y empapada de agua.
Una amarilla, enorme perla
sobre los adoquines que relucen,
duros y barnizados por la lluvia.

Me sorprende un recuerdo. Viene de los azules
cielos de una miseria grisácea y afectuosa,
sin pérgolas ni tenis. Qué alegría
si yo hubiese encontrado esa pelota,
tan suntuosa entonces para mi,
tan humillada ahora por la lluvia.

Mi soledad, lo mismo que la suya
ha perdido hace tiempo su prestigio.
Veo sobre el suelo del aparcamiento
todo lo que he amado, y no podré
salvar nunca del frío y de la lluvia.

Joan Margarit (Sanüja, 1938)


*A mi también parecían suntuosas las pelotas de tenis durante mi infancia, yo tampoco corrí de niño por jardines con pérgolas y pistas de tenis. A falta de tales cosas a mis amigos y a mi nos apasionaba jugar en las eras de trilla, y coger nidos de pájaros.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Oh, tú que habitas...



Pregunta


Bienvenida la caída
Del ojo a su refugio.
Bienvenida la sangre
Que inflama en anárquica carrera.

Una lengua para la aridez del alma
Y otra para el rapto por la savia del delirio.

Oh, tú que habitas
En el hueco de mi pecho…

Quién acompañará a mis muertos
Esta noche antes del alba
Hacia las colinas de la luz.
Y quién de algo me hará entrega,
Ante una travesía que refulgente se anuncia.

Muhammed Bennis (Fes, 1948) 

sábado, 10 de septiembre de 2011

Acerca de esto me habló un amigo



Las palabras

Di y recibí amor.
Esparcí el odio, y nació en mi un fuerte deseo de venganza.
Abandoné la esperanza, y me estrellé ante lo detestable.
Desmonté toda emoción sana, y se diluyó en mi toda pulsión sensata.

Pero en medio de mis miserias forje un sueño, y fui hacia él
con toda mi ignorancia a cuestas, bogando como un pez tuerto.
Y siempre encontraba lo mismo: mi duda lacerante,
mi mente en nebulosa, como absorta en una visión zen inconclusa.

Continué vagabundeando por caminos sinuosos y canallas,
erróneos casi siempre. En la torpe deriva vi la insana vanidad 
de antiguos ídolos de barrosu ridícula pose de papel y vinilo; pude 
mandarlos a todos a la puta mierda. Aunque todo eso ahora ya no importa nada.

Mientras el drama inminente llamaba en mi puerta,
alguien esencialmente bueno vino al rescate  
de la caída libre y abismal en una Nada desesperante.
Y fue la luz pura de las palabras, quien junto a mi voluntad, hizo el resto.

Juan M. Pueyo (Esplús, 1953)

martes, 6 de septiembre de 2011

El capellan de la Duquesa de Villahermosa




A una dama que desdeñaba un paje suyo, con quien estaba amancebada

Pues tú con tanta propiedad desdeñas
ese paje que es todo tu apetito,
miente de cualquier cosa el sobrescrito:
no es frío el hierro ni ásperas las penas.

Sabe, señora, que una de tus dueñas
(a quien yo algunas veces ejercito),
me hace ver en tus brazos el cabrito
que, como cabra, en tu retrete ordeñas.

Pues yo le vi atreverse a tu camisa,
suplir pródigamente ajenas menguas
de tu marido por tu industria ausente;

y mientras ambos os chupáis las lenguas;
yo, atento al espectáculo, impaciente,
muerdo la mía con envidia y risa.

Bartolomé Leonardo de Argensola (Barbastro, 1562-1631)

El Peor De Los Bandidos Está En Los Ineptos y Mediocres Políticos De La Europa Actual






El peor analfabeto


El peor analfabeto es el analfabeto político.
No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el coste de la vida, el precio del poroto, del pan, de la harina,
de los vestidos, de los zapatos dependen de decisiones políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece
y ensancha el pecho, diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor 
abandonado, y el peor de los bandidos, que es el político corrupto;
mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y mutinacionales.


Bertolt Brecht (1891-1956)

sábado, 3 de septiembre de 2011

Siempre la palabra e imagen precisa





Vida


Entre mis manos cogí
un puñadito de tierra.
Soplaba el viento terrero.
La tierra volvió a la tierra.
Entre tus manos me tienes;
tierra soy.
El viento orea tus dedos 

largos de siglos,
y el puñadito de arena
-grano a grano, grano a grano-
el gran viento se lo lleva.



Dámaso Alonso (1898-1990)

miércoles, 31 de agosto de 2011

La poesía en manos del gran narrador




Filadelfia

Si hoy por la mañana has venido a Filadelfia,
no conviene que mi historia te sirva de guía,
poco queda ya de aquella ciudad sobre la que escribo,
y además las gentes de quienes hablo han muerto todas.
Si nombro a Talleyrand, a muy pocos es dirá algo este nombre,
ni los logros de su astucia y destreza diplomática tendrán eco alguno;
ni hay cochero del muelle que recuerde al conde Zinnendorf,
ni por supuesto tampoco la iglesia que en Filadelfia él mandó erigir.

Se fue, se fue, se fue...con la perdida Atlántida.
Y mirad que ya os lo aviso. No me digáis que no.
Allí se mostró a todo el mundo en el año 1793;
pero hoy por la mañana en Filadelfia ya no le podréis ver.

Si hoy por la mañana llegaste a Filadelfia,
nada de lo que digo te servirá de guía.
Ya hace años que aquellas diligencias del Sur,
que eran de Bob Bicknell, han sido retiradas;
en su lugar El Límite te conducirá allí.
Y en el número 118 de North Second Street
ya no te encontrarás a Toby Hirte,
sea la hora que sea, en que a su puerta llames;
y me temo que también será en vano
tu búsqueda de aquel lavadero al final de la calle,
aquel donde Faraón tocaba su violín y había baile.

Se fue, se fue, se fue...con la dorada Tebas.
Y mirad que ya os lo aviso. No me digáis que no.
En el noventa y cuatro tenía fama esa sala de baile,
pero esta mañana en Filadelfia ya no la podréis ver.

Si hoy por la mañana llegaste a Filadelfia,
habrás telefoneado para pedir albergue en un hotel.
No te molestes en probar fortuna en el Epply o el Buck,
a pesar de que al Padre de la Patria
bien le gustasen esas pensiones.
Nada sacarás tampoco preguntando por Adam Goss,
o por las nuevas señas de Meder el Pastor,
así que estas historias que voy a referiros
de la Iglesia, que él aquí tanto amó,
debéis tomarlas como asunto anticuado.

Se fue, se fue, se fue...como Martín Lutero.
Y mirad que ya os lo aviso. No me digáis que no.
En el noventa y nueve aún estaba vivo,
aunque ahora (e.p.d.) no podréis encontrarlo en Filadelfia.

Si hoy por la mañana llegaste a Filadelfia,
y quieres comprobar que te cuento verdades,
mi palabra te doy: la tierra plácida que hay detrás
permanece inmutable, desde el tiempo
en que Casaca Roja cabalgara por ella;
los pinares aún exhalan su perfume al mediodía;
el pájaro-gato aún entona su canción;
y arranca el otoño resplandores a los sotos de alces;
también por entre el rocío las viñas desprenden
ese perfume que conmueve el alma;
y todavía las luciérnagas sobre los maizales
vuelven más prodigiosas las sombras de la noche.

Miradlas, que allí están. Allí, allí, allí...
Mi palabra de amigo empeño, ciudadanos.
Todas aquellas cosas que de verdad perduran,
cuando se cumplió el paso del tiempo y de los hombres
juntas en Pennsilvania esta mañana. Todas están juntas.

Rudyard Kipling (1865-1936)

domingo, 28 de agosto de 2011

Las pequeñas cosas de Shakespeare



Soneto XXIX

Cuando infortunado a los ojos de los hombres
deploro en solitario mi triste suerte, y turbo
con mi llanto inútil a un cielo que no me escucha,
me enervo maldiciendo mi destino.

Con el deseo de ser igual en esperanzas al rico,
a tener un rostro como el suyo, o poseer el talento
de este o el campo de acción de aquel, no me siento
más feliz que con mis pequeños placeres.

En medio de estas ideas cuando casi me desprecio,
se me ocurre pensar felizmente en ti, y enseguida mi ánimo,
como la alondra al despertar el día, entona himnos a las puertas del Cielo.

Y es entonces, cuando el recuerdo de tu dulce amor
me brinda tales riquezas, que desdeño trocar
mi estado por el que poseen los reyes.

William Shakespeare (1564-1616)
Trad. Luis Astrana Marín 

jueves, 25 de agosto de 2011

El destino de un poeta




Pensamientos para borrar de mi destino

Lee y lee el futuro poeta.
Tal vez en esta misma antología.

Revisando todo esto durante diez años,
nuestro poeta ha podido crecer, madurar.

Aunque lee y lee, no entiende nada,
se siente marginado incluso en su propia tierra.

Lee más, como si hallase un sentido entre sus lineas,
que apenas consigue adivinar.

Para su demonio particular
sus fuerzas están como los bomberos para los marinos.

Lee, pero no entiende nada,

Hasta que encuentra algo que si entiende,
en algún fragmento biográfico hay escrito:

"Pereció por su propia mano".

Malcolm Lowry (1909-1957)


domingo, 21 de agosto de 2011

Un poeta entrevistado hoy domingo en La Vanguardia



(De la entrevista en el magazine del domingo 21-08-11 de La Vanguardia) 

...¿Cómo es el lector de poesía?
Personas que tienen la necesidad de ser creadores, de leer poesía, y de escribir. Se autodescriben como una inmensa minoría y hacen un esfuerzo, porque leer poesía implica ganas, voluntad y devoción. Es parte de esa minoría la que me obliga a demostrar mi dedicación, y la que me sorprende con su devoción cuando acude a mis recitales....


Niño perdido

Me arrancaron del sol blanco, y me
trajeron al sol negro, y me 
hicieron dormir entre hileras de abrigos.
Yo era un niño de ciudad perdido en el campo: una
herida en la mano era todo lo que sabía de los sauces.


¿Puedes entender?. ¿Oyes el ancho
bramar del viento contra el flanco
de la vaca, y los grillos que corren por mis 
mangas, los grillos llenos de noche como
pequeños soles negros?. Inténtalo, yo también lo haré.


Sólo este grito guarda mi corazón. Sólo este lamento.
Me arrancaron del sol blanco, y me
trajeron al sol negro. Ahora no hay puerta,
ni camino por donde volver.

Jerome Rothenberg (NY, 1931)
Trad.  Mercedes Roffé
Extraido del libro Poemas para el juego del silencio.  Editorial Germanía, 2004

jueves, 18 de agosto de 2011

Kipling inmortal





Un conjuro

Lo que buenamente quepa
en cada una de tus manos,
cógelo de la tierra inglesa.
Y en el mismo acto
musita un rezo por quienes
yacen debajo para siempre.
No por la gente ilustre o bien hablada,
sino por esa multitud de gente sencilla
cuya vida, lo mismo que su muerte,
nunca ha sido narrada o lamentada.

Pon sobre tu corazón
esos puñados de tierra: disiparan tu desazón.

Verás cómo se sacian y mitigan
tu alma agitada y tu mente enfebrecida,
y qué calma soberana se apodera
de tu abrumada mano, de tu cerebro atosigado.
Verás cómo se alivia
tu lucha desigual contra
la infinita desventura de la vida,
hasta que al fin compruebes
absolutamente confortado,
cuál es la gracia que a los cielos mueve.

Coge entre las flores de Inglaterra,
aquellas clavellinas
que tienen su eclosión en primavera,
y la rosa silvestre
que esponja el corazón en el estío,
y el alhelí amarillo
en el confín postrero del otoño,
y después el estallido de la hiedra
que bien cargada de abejas,
será una luz para tu oscuridad en el tiempo invernal.

De la Candelaria hasta Navidad
doquiera que se escondan esas flores,
búscalas y hónralas,
pues si sabes aprovechar su sencillez,
recompensaran esa mirada
que empieza a vacilar.

Traerán limpieza y purificación
a tu ojo turbio y ofuscado,
y un tesoro escondido
te harán descubrir
en medio de los campos reconocidos
dentro de tu corazón, en tus principios,
en tu camino diario.
Y finalmente te revelarán,
porque lo necesitas y es de ley,
que dentro de cada hombre
habita un auténtico rey.

Rudyard Kipling (1865-1936)
Trad. Marta Sanchez Martín

viernes, 5 de agosto de 2011

Tan sólo un verso o dos pueden validar (o inmortalizar) a un autor



Un poema para mi hija

se lo doy
con la cuchara: papilla de pollo con fideos
ciruelitas
y un postre infantil.

se lo doy con la cuchara
y por el amor de Dios
no le eches la culpa a la niña
no le eches la culpa al gobierno
no le eches la culpa a los jefes
ni a las clases trabajadoras...

méteselo
en esa boquita
como cera
fundida.

llama un amigo:
-¿qué vas a hacer ahora, Hank?
-¿qué demonios quieres decir con qué voy a
  hacer?
-me refiero a que ahora tienes una responsabilidad, tienes
  que educar bien a esa cría.

en vez de eso le doy de comer
se lo introduzco con la cuchara
ojala se haga con
un sitio en Beverly Hills
sin la menor necesidad de cobrar el paro en toda su vida
y nunca tenga que venderse al mejor postor.

y que nunca se enamore de un soldado o un asesino de cualquier clase.

y ojala aprecie a Beethoven y Jelly Roll Morton y
los vestidos bonitos.

tiene una auténtica
oportunidad:
antes estaba el
Fondo Teórico, y ahora está la
Gran Sociedad.

-¿vas a seguir apostando a los caballos? ¿vas a seguir
bebiendo? ¿vas a seguir?...

-si.

ella es una flor que se mece al viento en el centro absoluto de
mi corazón...
ahora duerme maravillosamente como una
barca en el Nilo.

es posible que algún día
me entierre.

eso estaría bien,

si no supusiera una
responsabilidad.

La gente parece flores al fin. Ed. Visor Poesía
Henry Charles Bukowski (Andernach, Alemania 1920- L.A. 1994)


Jelly Roll Morton:
http://www.youtube.com/watch?v=4n20U8hWHSE

lunes, 1 de agosto de 2011

Otro poema temprano de un Poe cósmico



Al- Aaraaf   
(fragmento)


           Oh, misteriosa estrella,
           tú fuiste mi sueño
           en una profunda noche de verano.
           Tu  serás el motivo de mi poema.
           Junto a este límpido arroyo,
           de ti quiero escribir;
           Entretanto desde tu lejanía
           báñame en luz.

Tu mundo no posee la escoria del nuestro,
sino toda la belleza, todas las flores deseadas
por nuestro amor, o que embellecen nuestros cenadores
en alucinantes jardines, donde yacen
todo el día doncellas soñadoras,
mientras los plateados vientos de Circasia
desfallecen en lechos violáceos.

Poco... ¡oh!, muy poco en ti convive
igual a lo que vemos aquí en nuestra Tierra;
la belleza de los ojos es la más azul,
la más falsaria y la más traicionera;
en el aire más cautivador permanece
el más triste y solemne sonido musical;
si en ti viven destrozados corazones,
tan en paz se va la alegría,
que su eco sigue escuchándose
como el murmullo en la caracola.

Tú, tu signo más veraz de dolor
es la hoja, que tan delicada cae.
Tú, tu entorno es tan sagrado,
que la pena no es melancolía.
           
[The Yankee and Boston Literary Gazette, diciembre de 1829]

Edgar A. Poe (Boston, 1809-Baltimore, 1849)