viernes, 19 de noviembre de 2010

Paul Celan, su rastro de fuego en la lengua alemana


Jerusalem al interior del muro. Ludwig Blum (1930)


Estaba

Estaba

la pizca de higo en tu labio.


Estaba
Jerusalén a nuestro alrededor.


Estaba
el aroma de los pinos albares
sobre el barco danés que bendecíamos.



Yo estaba en ti. ti.


Paul Celan (Chernovtsi, 1920-1970)
Versión de José L. Reina Palazón

Publicar un comentario