sábado, 23 de octubre de 2010

Una vida corta y un gran legado



La muerte de Lérmontov

A los veintisiete años
Un orgulloso húsar de la Guardia de Su Majestad Imperial
Puede cometer la estupidez más solemne
Por un quítame allá esas pajas, y morir por ello.

También puede proclamar su lealtad a Pushkin,
Ante el conflicto que padece la gloria nacional.

Puede aceptar por ello el destierro con gallardía,
             Entrar en el paisaje y el alma rusa a su antojo,
                           Y templarlos hasta el infinito con su bellísima escritura,
Para ser un héroe de nuestro tiempo 
Ahora,
En este siglo veintiuno,
Como lo fue en el anterior y el de más allá.
                                                                          Como lo será en el venidero.

Y así el húsar venció a la Muerte.


Juan M. Pueyo (Esplús, 1953)
Publicar un comentario