jueves, 21 de octubre de 2010

Un angel tocado por el malditismo


Hay restos de mi figura y ladra un perro

Hay restos de mi figura y ladra un perro.
Me estremece el espejo: la persona, la máscara
es ya máscara de nada.
Como un yelmo en la noche antigua,
como una armadura sin nadie.
Así es mi yo, un andrajo al que viste un nombre.

Dime ahora, payo, al que llaman España,
si ha valido la pena destruirme,
bañando con tu inmundo esperma mi figura.
Tus ángeles orinan sobre mí.

San Pedro y San Rafael
en una esquina comentan,
mientras avanzo borracho
sobre esa piedra, payo,
que llaman España.

Leopoldo Maria Panero (Madrid, 1948)
Publicar un comentario