domingo, 26 de septiembre de 2010

William Carlos Williams: "No hay ideas sino en las cosas"


El Dr. Williams


CONSAGRACIÓN DE UN PEDAZO DE TIERRA

Este pedazo de tierra
frente a las aguas de esta ensenada
consagra la viviente presencia
de Emily Dickinson Wellcome,
que nació en Inglaterra; se casó
y perdió a su marido, y se embarcó
en un navío de dos mástiles rumbo
a Nueva York; fue aventada a las Azores,
encalló en los bancos de la Isla de Fuego;
en una casa de huéspedes de Brooklin
encontró a su segundo marido,
y se fue con él a Puerto Rico;
parió otros tres hijos, después perdió
a su segundo marido, y vivió
trabajosamente ocho años
en Santo Tomás y Santo Domingo; siguió
a su hijo mayor a Nueva York, perdió
a su hija y a su "nene"; recogió
a los chicos del hijo mayor
de su segundo matrimonio, y los crió;
quedaron huérfanos, peleó
por ellos con la otra abuela
y las tías, los trajo aquí
verano tras verano, y aquí se defendió
contra pícaros, tormentas, sol y fuego,
contra las moscas, contra
las muchachas que venían a husmear,
contra la sequía, la cizaña, las marejadas,
los vecinos, las comadrejas ladronas
de gallinas, contra
la flaqueza de sus propias manos
y la fuerza creciente
de los muchachos, contra el viento,
las piedras, los intrusos, las grietas,
contra su propia alma.

Desyerbó esta tierra con sus manos,
tiranizó todo desde esta parcela, puso
como un trapo al hijo mayor
hasta que la compró; aquí vivió
quince años, aquí
alcanzó la soledad final.

Y si no puedes traer nada
excepto tu osamenta: quédate afuera.

                 WILLIAM CARLOS WILLIAMS (1883-1963)
Publicar un comentario