domingo, 12 de septiembre de 2010

Poe inmortal




EL CUERVO
 (fragmento final)

XVI
Dije: "Profeta o diablo, infausto cuervo;
por Dios, por mí, por mi dolor acerbo,
por tu poder fatal,
dime, si alguna vez a Leonor
volveré a ver en la eternal aurora,
adonde con los querubes feliz mora".
Dijo el cuervo: "Nunca más".

XVII
Semejante palabra sea la postrera,
retorna a la plutónica ribera.
Y grité: "¡No vuelvas más!,
no dejes ni una huella ni una pluma;
entonces mi espíritu envuelto por la tupida bruma,
se librará por fin del peso que lo abruma".
Dijo el cuervo: "¡Jamás!".

XVIII
Y el cuervo inmóvil, fúnebre y adusto,
sigue para siempre sobre el busto
de Palas, y bajo mi fanal
proyecta su mancha lúgubre a lo largo de la alfombra;
entonces su mirada de demonio asombra.
¡Ay!...¿Mi alma enlutada se librará
alguna vez de su sombra?...¡Nunca más!.


EDGAR ALLAN POE (1809-1849)
Trad. Juan M. Pueyo

Artículo del New York Review Of Books sobre la exposición del manuscrito del poema en la Morgan Librery and Museum en el 225 de Madison Avenue, NY:
El Terror del Alma
Publicar un comentario