viernes, 24 de septiembre de 2010

Miguel Labordeta, el poeta ciudadano mundial


Dibujo de Miguel Labordeta por J.L.Cano

Lo reconocimos. Era él.
El hombre.
El conductor de Juventudes.
Nos habló con una suave sencillez
de trigo germinado.
Revivimos en su faz varonil
el destino de las montañas
en primavera y la alegría del marino
ante el presagio de una tierra amada.
Había sentido el vértigo
que hunde el corazón
en la soledad sin cauces.
Atormentados signos, entristecidas pasiones fueron
durante dolorosos días
sus secretas amigas.
Mas ahora, ya libre del círculo
mortal de los deseos;
el Anunciador, sonriendo ante
sus cachorros como un sereno dios en
la mañana, nos dio su señal:
¡Amistad!
Y más tarde, mirando el horizonte
con voz ronca, clamó:
"Está abierta la puerta,
es el comienzo de una juvenil
canción sobre la Tierra".

Nos fuimos dispersando en silencio.
En cada pecho nuestro
tremolaba a los vientos
la bandera mundial.

                             MIGUEL LABORDETA (1921-1969)
Del libro "La escasa merienda de los tigres y otros poemas". Ed. Ocnos: Primera edición 1975
Publicar un comentario