lunes, 27 de septiembre de 2010

Góngora: La mala leche del clérigo oscuro y el cortesano pelota

Un detalle de la genuina, secular y muy española mala folla: un Quevedo mezquino y enriquecido haciéndole la rosca al Duque de Lerma, compró la casa donde vivía el muy pobre curita Góngora, y en cuanto el clérigo triste se quedó limpio como una patena, aquel perlas de la lengua castellana lo factura para Córdoba en packexpres. Eso es una buena enemistad. Y al infortunado andaluz  no le quedó otra que el talento, la palabra y la mala uva. 

Jura Pisuerga a fe de caballero,
Que de vergüenza corre colorado
Sólo de ver que de Esgueva acompañado,
Ha de entrar a besar la mano a Duero.

Es sucio Esgueva para compañero
(culpa de la mujer de algún privado)
Y perezoso para dalle al lado,
Y así ha corrido siempre muy trasero.

Llegados a la puente de Simancas,
Teme Pisuerga, que una estrecha puente
Temella puede el mar sin cobardía.

No se le da a Esguevilla cuatro blancas;
Mas qué mucho si pasa su corriente
Por más estrechos ojos cada día.
                                  
                              Luis de Góngora (1561-1627)

Sátira del cordobés al alcantarillado de Valladolid. Esgueva era un arroyuelo para las inmundicias, que pasaba por el centro de la ciudad
Publicar un comentario