lunes, 13 de septiembre de 2010

Baudelaire, el último romántico maldito

 
Manuscrito original del poema
                      
            EL VAMPIRO

Tú que como una cuchillada
Entraste en mi triste pecho;
Tú que fuerte cual rebaño
De demonios viniste loca,
Para hacer tu lecho y tu dominio
En mi espíritu humillado.

Infame a quien estoy unido
Como el galeote a su cadena
Como el juego al jugador
Como el borracho a su botella
Como la carroña al gusano.
¡Maldita seas, maldita!

Rogué al rápido puñal
Que conquistara mi libertad.
Pedí al pérfido veneno
Que socorriese mi cobardía.

Mas, ¡ay!...el puñal y el veneno
Despreciándome, me dijeron:
“No mereces que te arranquen
De esa maldita esclavitud, imbécil;
Si de su imperio nuestro esfuerzo te librara,
Los besos resucitarían de tu vampiro.

    
                              Charles Baudelaire (1821-1867)
Trad. Juan Pueyo
Publicar un comentario