miércoles, 10 de marzo de 2010

Avicebrón, el poeta judío andalusí afincado en la Saraqusta musulmana




Elegía a la muerte de Yequtiel ibn Yizak (fragmento)

Fíjate en el sol del ocaso, rojo,
Como revestido de un velo púrpura:
Va desvelando los costados del norte y el sur,
Mientras cubre de escarlata el poniente.
Abandona la tierra desnuda,
Buscando cobijo en la sombra de la noche,
Luego el cielo se oscurece, como si
Se cubriera de luto por la muerte de Yequtiel.

Selomoh ben Yehud ibn Gabirol. Saraqusta, año 1040

Este extraordinario poeta y filósofo judío andalusí, nació en Málaga hacia 1023, y murió en Valencia por el 1058 aproximadamente. Fue huérfano desde niño, y las revueltas del fín del Califato de Al-Andalus le hicieron emigrar a la Taifa de Saraqusta. Aquí cuando pudo mostrar la categoría de su genio poético, le valió la protección de Yequtiel ben Yizak, el visir judío de Mundir II. Tras el golpe de estado de ibn Hakem fue ejecutado junto a su soberano, entonces Selomoh dolorido le dedicó una preciosa elegía, de la que os extraigo un fragmento. No me digais que no parece escucharse la voz de Kavafis en los últimos versos. Tal vez se deba a que el traductor, o trascriptor, fuese un admirador del poeta de Alejandría.
Conocido también por los latinos como Avicebrón, y los musulmanes como Suleyman ibn Yayha ibn Gabirol, quiso emigrar a Sión, pero no pudo conseguirlo, y encontró la muerte en Valencia. Según la leyenda romántica que nos ha trasmitido Ibn Zakkuto, asesinado por un poeta musulmán celoso de su poesía.
Publicar un comentario