miércoles, 1 de julio de 2009

Emoción resucitada, viva


MUSA

Son árboles desnudos de invierno
Que alzan su aletargada elegancia sin freno
Hacia el limpio azul del cielo,
Mientras suaves montes ondulantes
Trazan en la lejanía la linea silenciosa del fin.
Y tu recuerdo mece mi soledad.

Definitiva, sublime pintura,
Ya gélida en la memoria,
Que tu eterna presencia impregnará de sentido.


Extraido de LA DESNUDEZ DE LOS ARBOLES
(Por este poema puse ese título a la colección)
RPI.- HU-32-07

Escribí este poemilla hace muchos años. A lo largo del tiempo he retocado algunas cosas formales, pero su esencia permanece intacta, como el benévolo y amable recuerdo hacia la MUSA que lo inspiró, y que un día desapareció de mi vida para siempre. De ella, quedan ahora unas pocas imágenes, ya muy distantes..., y estas lineas.
La foto es reciente, cuando la vi el otro día en el album de Picasa, pensé que expresaba muy gráficamente la emoción que suscitó el poema.
Publicar un comentario