martes, 16 de junio de 2009

Una cumbre que merece la pena


SOMBRAS Y LIBERTAD DE MI AMIGA MARTA

¿Habrá desgarrones con golpes de ala ebrios?
S. Mallàrmé


Un sibilino y perverso, ingrato abandono
Pudo quebrar el laborioso cambio permanente
Que ansiamos lejos del pútrido hábito doliente.
Ni ausencias, ni duelos, ni nada: no perdono.

Aquel cisne del pasado aún aletea con encono
En el sórdido bulevard de la vida demente,
Navegando como un siniestro, fantasmal icono
Que podrá reducir la fuerza de tu mente.

Adicciones a la autodestrucción, a vínculos insanos,
Que regresan con presto júbilo del viejo rumbo errado,
Mientras vagamos, desgarrados, entre nieblas.

AMOR y VERDAD, herrajes ciertos y paganos.
Sombras y libertad, que el viento mece ensimismado:
Herramientas del futuro, despojado ya, de torvas tinieblas.

De la colección LA DESNUDEZ DE LOS ÁRBLES
RPI.- HU-32-07

Conocí a mi amiga Marta durante un periodo existencial importante para ambos, durante un tiempo que vivíamos en medio de esas benditas montañas, un tiempo en el que ambos luchábamos por depurar del mejor modo posible la devastación que muchos años de adicción a la heroina y al alcohol había producido en nuestras vidas. Marta era, y sigue siendo, una muchacha buena, sensitiva y brillante. Me encantaba conversar con ella, era una fuente de experiencia y sabiduría. La desesperaba su debilidad, pero, por encima de todo, la asombrosa facilidad con que conseguía engañarse a si misma, una vez sí y otra también, un arte del que los adictos somos consumados especialistas. Eso la sublevaba, la atormentaba e irritaba sobremanera. La indiferencia de su pareja hacia ella y su problema, también fue un golpe bajo muy duro e hiriente que la turbaba. En cierta ocasión, decidimos junto con un grupo de amigos, todos ellos buenos aficionados a la poesía, hacer una lectura tras la celebración de una cena, concertando de antemano acudir cada uno con un regalo para "el amigo desconocido". A mi me tocó hácerselo a ella, y yo estaba como casi siempre, es decir, sin mucha pasta, de modo que se me ocurrió escribirle este soneto, despues lo imprimí y adorné un poco con algún detalle, y fue su regalo. Observaba con curiosidad su rostro mientras leía, y ví satisfecho como se iluminó su mirada cuando terminó, mucho me conmovió ver en sus ojos acuosos el temblor de una limpia emoción que la poseía. Era una buena chica, luego se acercó, me dió un cariñoso beso y las gracias. Unos meses más tarde nuestros caminos divergieron, y hace tiempo que no sé nada de su vida, pero tengo fe en Marta. Espero que sepa utilizar aquellas herramientas sobre las que siempre hablábamos.


lunes, 8 de junio de 2009

La Europa que viene

"El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra", sentencia la voz popular. Tal vez lo hace animado por la arrogancia derivada de su capacidad racional. Hemos oído esta cantinela muchísimas veces. Tantas que su profundidad reflexiva puede quedar reducida casi a la nada. Pero es así, el ser humano banaliza hasta la nausea todo cuanto manosea, sin ningún pudor. Y por qué somos tan superficiales, dónde esta la razón de tan nefasto defecto, cuál podría ser el origen de esa inveterada capacidad humana para la trivialización de las cuestiones cruciales. Se me ocurre que una de ellas podría ser la prepotencia humana ante esa facultad de raciocinio que no poseen los animales, pero también hay otras razones que se pueden argüir, aunque ahora no sea el momento.
El resultado de las elecciones al Parlamento Europeo de ayer nos dan un triste ejemplo, nítido y preocupante a la vez, sobre el encierro irreflexivo del ciudadano europeo en su burgo de cristal y privilegio: aumento en general del centro derecha (increible, ha ganado la opción ideológica que ha provocado el colapso de la economía mundial). También vemos el retroceso de una socialdemocracia inoperante y sin visión de futuro, en algunos casos como el Reino Unido, un varapalo preocupante; y cómo no, "alegre" victoria del seudofascista invencible Berlusconi en Italia; y luego, observamos perplejos un significativo aumento, y aquí viene el serio temor, de la extrema derecha xenófoba, racista, violenta e históricamente nefasta en Austria, Dinamarca, Hungría, Holanda y Reino Unido. Uno de cada seis eurodiputados es ultraderechista y no cree en la Europa unida: panorama sombrío, temible, porque cada vez son más los paises donde gana adeptos esa venenosa doctrina, frívolamente jaleada. Y puede que estemos asistiendo impávidos, sin remisión, a frustración que supone el regreso a la Europa medieval del burgo: soberbia, envanecida y encerrada en si misma; un retorno a la Europa prehistórica del castro, la tribu y la cueva, desguarnecida de los valores humanistas que honrosamente han jalonado su Historia.
El por qué de esta deriva en la mentalidad europea es algo inasible a una comprensión razonable, entonces a qué es achacable: la falta de un liderazgo sólido y convincente podría ser, esos políticos mediocres que la gestionan, la enrevesada maquinaria burocrática tan excesiva, una prensa ávida de poder, manipuladora y falsaria, la codicia de la gran banca, el egoismo hedonista ciudadano como fín último, un horror a la cultura del esfuerzo personal y la solidaridad... cualquier cosa imaginable, pero una deriva fatal que nos puede llevar a un futuro lleno de negros nubarrones y atávicos miedos.
¿Recuerda alguien que el partido de los nazis alemanes en el siglo pasado, fue elevado al poder por un viejo y cansado Hindenburg como fuerza política marginal, manipulable e irrelevante? ¿Es mera coincidencia asimismo la crisis del 29 con la situación económica actual? Malos tiempos para Europa.

martes, 2 de junio de 2009

Amor imbatible


PARA MARISA

El poderoso rayo que tras la cruel luz emerge,
Como lanza infausta tras el combate primigenio,
Un fulgor veloz expande; y otro, lucidísimo, surge
De la experiencia: ya no hay contubernio.

Escucha esa voz bañada con el ingenio
Pasmoso, que tu limpio corazón protege.
Acaricia el bello hilo que entreteje
Amor, allí donde acaeció el incendio.

Resiste el vivir duro, como la roca el oleaje,
Siempre fuerte, y desprecia su salvaje furia.
Así obtendrás el reposo que tu razón invoca.

Allí existe la armonía, que siempre es poca
En el agobiante recaudo de la vanidosa feria.
Tu sonrisa entonces ya nunca jamás será opaca.



Este poema está dedicado a mi prima Marisa, quien por una enfermedad nerviosa degenerativa de nacimiento ha permanecido durante toda su vida reducida a una silla de ruedas. Su sentido del humor y maravilloso mal genio han sido cruciales para todos nosotros, nos ha dado claves decisivas para entender la vida.

Extraido de la colección LA DESNUDEZ DE LOS ARBOLES
RPI.- HU-32-07