sábado, 14 de febrero de 2009

Poesía para un puente




YO ESPERO, YO ANHELO, YO EDIFICARÉ...


Espectrales y confusas sombras

Perfiladas por un indeseado caos
Se proyectan hacia torpes laberintos
Cubiertos por visiones absurdas.


Por esa oscuridad, ingénuo, te deslizas,
Mientras a tus oídos se va acercando el grito.


Yo espero,
El rumor del arroyo
La emoción del silencio
La pureza del olvido.


Yo anhelo,
El rayo del amor puro
La quietud del instante,
Esa ventana hacia la ingrávida paz.


Yo edificaré,
Un puente hacia mi verdad,
El atríbuto de mi existir,
La desnuda insignificancia de mi ser, también.


Extraído de LA DESNUDEZ DE LOS ÁRBOLES. Colección de poemas (1985-2007)
RPI.- HU-32-07


Escribí este poema a principios de los noventa; o sea, que han pasado casi veinte años. Algunas expectativas previstas se cumplieron, otras no. No puedo quejarme, aunque en ocasiones continuo transitando el puente edificado.

Publicar un comentario