lunes, 16 de febrero de 2009

Metáforas pedestres en la novela estadunidense


En cierta ocasión, se me ocurrió llamar así a esas magníficas metáforas que aparecen a menudo en obras a lo largo de la historia de la narrativa de los USA, y cuyo desparpajo de todos sus autores en el uso de artilugios cotidianos, siempre me cautivó. Aquí va una bien calentita, perteneciente a la última hornada de jóvenes talentos de esa incomparable tradición narradora. Su autor es Jonathan Franzen, y está extraída de su relato, "ZONA FRÍA, una historia personal". "Tenía una voz chillona y la sensibilidad de una regla de cálculo...", infiere Franzen en su relato al describir a un tío. O, "Mutton era como un cebo para lubinas arrojado a un estanque donde nadie había pescado en treinta años", señala para ilustrar la potencial bondad del tal Mutton.
Hay que reconocer que son inteligentes, elegantes, rotundas, y por supuesto y sobre todo, acojonantemente buenas. Habrá que estar atentos en el futuro a la trayectoria de este joven novelista.

Esta entrada está dedicada a mi hermano mayor y eterno pigmalión, Pedro Soto.
Publicar un comentario